Facebook Twitter Google +1     Admin

LA METRO

20131102203356-la-metro.jpgLO de la seta de más de 100 millones de €,no hay por donde cogerlo.Lo que se hace con el dinero de los demás.Ya lo hacían los faraones,los romanos...pero por otros motivos.Habría que sacar leyes que controlaran los presupuestos para estas cosas y  otras muchas.No son obras colectivas, además de no sentidas, aunque si contienen enorme belleza y creatividad.Tema este muy político como otros muchos.Lo que si queda y quedó en el fondo y en la forma es que se hace con el dinero de los demás sin consultarles.¿Llevar un pais como si se llevara una casa? Quizás un poco utópico por aquello de la autonomía política ( no control de las decisiones). Todo se  andará.¿Y si pusiéramos un robot en lugar de un político? No podría cambiar el programa establecido.Eso no es malo,solo un camino nuevo,un nuevo erxperimento.No lo  querrían pues estarían controlados por una máquina y unas leyes unidas a ella que haría impensable cualquier desviación.Bueno con esto de la infomática se pueden conseguir ,sin nos dejan, que algunas cosas cambién.Como en la película, humanizaríamos las máquinas para poder saltarnos los controles.Vueltas y más vueltas a la tortilla hasta que esté en su punto.Arbitrariedades,irracionalidades,descontrol desconcierto,descarrilamientos...Tendríamos que meter en los sueños ,como una publicidad,como la de la METRO, para acojonarlos.Al hilo del cine Coliseo.En mi memoria ha permanecido muchos años,pero mi  mente nunca lo localizó junto a la casa de la Moneda.Cosas del localismo vivido.Salud isidorianos,el que más o menos está ya en los 54.Vaya quinta,aunque algunos no hicieran la mili.Ya tendremos ocasión de "historias de la puta mili" y del protíbulo universal.Pepe Paco
02/11/2013 20:33 José Francisco Pérez Durán Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris