Facebook Twitter Google +1     Admin

Más calderilla

20110301095033-10-cen.jpgLos 10 céntimos y los 50 céntimos fueron también de los más usados por nosotros.
Hablar de los límites de la memoria no viene al caso pero es lo que me ha sugerido esto de las monedillas.
Nuestra memoria está infestada no sólo de recuerdos de nuestras experiencias,sensaciones,pensamientos,sueños,anhelos...está llena de mucha basurilla muy aprovechable.Como si en una obra,después de construir los pisos sobrarán materiales (cemento,arena,agua,hierros,seguros,plásticos,etc)como si los recuerdos no fueran aprovechables al 100%.Una cosa es que no nos sea rentable y no nos produzca,o creamos que no nos va a oroducir satisfacción,y otra es que cuando utilizamos esos residuos,los buscamos,los evocamos,los transformamos (muchas veces sin querer)encontramos algo nuevo y digno de satisfacción personal.Cuando rebuscamos,escaneamos en esos residuos de la memoria o restos materiales que aún quedan se produce en cada uno de los barridos el descubrim iento de la limitación,pero el cerebro no se conforma y barre en distin tas direcciones hasta que en cuentra algo nuevo.Si no encuentras nada nuevo lo mejor es cambiar el scaner por otro más potente,con otros objetivos,siempre a la búsqueda de nuevos residuos con el conformar la cosciencia,las utilidades,los sentimientos,o bien,también trasformar los residuos por otros,para que otro scaner localice nuevos estímulos que retroalimente el vertedero.Las monedas contienen muchos residuos,muchos de ellos estudiados por el CSI,pero nosotros tenemos y somos ese CSI,podemos reciclar y descubrir lo que queramos.
¡¡¡Que no nos falte de NÁ!!!!
Bueno pensar en abierto no es malo..VIVA LA CALDERILLA!!!!! Ya es marzo.Ningún mes sin contacto.
Pepe Paco
01/03/2011 09:50 José Francisco Pérez Durán Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris